Páginas vistas en total

Amour courtois

Amour courtois
Drutz et "midons"
"...Entonces me verás...y mi muerte, más elocuente que yo, te dirá qué es lo que se ama cuando se ama a un hombre..." (Pedro Abelardo a Eloísa)

jueves, 26 de septiembre de 2013

La Mandrágora o De periculosa herba



No sólo se trata de un libro de Maquiavelo. La mandrágora ha suscitado, sobre todo en la Edad Media, toda suerte de inquietudes y respuestas que permanecieron silenciadas por considerarse de hechicería o brujería.

Los hombres y mujeres medievales, si bien tenían la risa prohibida, sabían divertirse, si tenemos en cuenta su contexto histórico y sociocultural, claro está. Un hombre medieval no comprendería jamás nuestra manera de divertirnos y reírnos en nuestros días, de la misma manera que alguien moderno no lo haría con alguien del medioevo. A esa modesta hilaritas permitida, se le agregan las fiestas. Sin embargo, lo escatológico y lo sexual también formaban parte de la risa y de lo permitido, aún a escondidas de la Iglesia. Es por eso que muchos de los códices dibujados y copiados por monjes se amparan en el anonimato. Buscar protección en el silencio elocuente de los dibujos resulta esencial. Y allí se entroncan, valga el término, con las plantas y sus formas, que aluden a los órganos sexuales o proveen de ciertos destilados y ungüentos sanadores.

Allí está la mandrágora, fruto relacionado con la forma genital para algunos, con la forma humana para otros. Sin embargo, resulta un lugar común para la hechicería y la medicina. En el film "Conquista sangrienta" (Flesh & Blood, 1985, de Paul Verhoeven) se recurre a este elemento con fines medicinales y afrodisíacos. En "El laberinto del Fauno" (2006, Guillermo del Toro) se emplea como antiabortivo, tiene forma de feto y se lo coloca debajo de la cama en la que yace la embarazada. Es fama que al arrancarla de raíz, emite un sonido ensordecedor, por lo que se la suele atar a una soga en cuyo extremo se lía también a un perro; se hace correr al animal y se evita así oír el chillido. 


Se la relaciona con la fertilidad, según algunos, debido a la forma genital. En ciertos códices y murales franceses e italianos como en Massa Marittima, han aparecido árboles cuyos frutos se relacionan con la virilidad. Los recolectan mujeres, y a no extrañarse que entre ellas hay monjas.