Páginas vistas en total

Amour courtois

Amour courtois
Drutz et "midons"
"...Entonces me verás...y mi muerte, más elocuente que yo, te dirá qué es lo que se ama cuando se ama a un hombre..." (Pedro Abelardo a Eloísa)

miércoles, 16 de enero de 2013

Coplas de Manrique: Estructura


Las "Coplas" son unas 40 en formato de pie quebrado o llamadas "manriqueñas", de 2 versos octosílabos y rima asonante, y uno de 4 sílabas como remate de los anteriores. Es una obra de Jorge Manrique dedicada a su padre, don Rodrigo, quien además de pertenecer a la nobleza militar más poderosa en la Castilla del Siglo XV, pertenecía a una familia de las letras. No dudó en combatir contra moros e incluso contra cristianos intrigantes del reino. El hermano de don Rodrigo era Gómez Manrique, dramaturgo prerrenacentista conocido por sus Autos religiosos, entre ellos el del "Nascimiento de Nuestro Señor", y sobrino político por casamiento del Marqués de Santillana y nieto de don Diego Hurtado de Mendoza. Ambos hermanos alternaban el oficio de las armas con la dedicación a las letras. Junto a don Jorge, constituyen los últimos medievales que revisten el tópico de las armas y las letras o sapientia et fortitudo, que se verá sumamente reforzado por Garcilaso de la Vega y Cervantes.
En la estructura general, se reconocen fundamentalmente 3 partes, Introducción, Cuerpo y Conclusión, que por su importancia y temática hace que se subdivida en las siguientes:  
En la Introducción, la apelación se vuelca hacia la influencia de Eclesiastés y su idea de los ríos que desembocan en el mar y su comparación de aquellos con la vida, así como la noción de la muerte como la gran igualadora. El cronotopo fundamental es el del camino y el del río.
La siguiente parte es la Invocación, característica de otros géneros como la épica, en que el poeta apela a la divinidad (pagana o revelada) para el correcto curso de sus palabras.
La tercera parte consta del Cuerpo, cuyo tema es la fragilidad de la vida, la crítica al mundo contemporáneo o al mundo circundante, junto con las alabanzas al padre, don Rodrigo Manrique, Maestre de la Orden de Caballería de Santiago y moriturus. 
La cuarta parte es el Anuncio Final en que la propia muerte aparece, y lo hace personificada. Es la teoría de estos caballeros o bellatores prerrenacentistas, según la cual la muerte es según lo hecho en el transcurso vital. La vida noble, valiente, de entereza y cristiana es premiada con una presencia de consuelo, a la que es imposible eludir. Por eso no aterra a Rodrigo, no lo altera ni crispa de terror: la Muerte del Maestre es un Caballero armado, un igual, al que reta a duelo suavemente y al que insta a abandonar las cosas mundanales y falsas. Manrique quita lo morboso, lo macabro de las Danzas, pues esta es una característica del desencanto y del terror. Es el Anuncio Final.
En la quinta parte, el mismo moriturus habla y acepta la entrega de su alma a Dios, en paz con la vida, rodeado de sus hijos, esposa, caballeros, sirvientes. Es el Ars Moriendi.
Las partes sexta y séptima constan de la Oración y el Cabo o cierre. En la primera, se destaca la Tercera Vida: la Memoria. La Primera Vida es la terrenal, finita y breve, sujeta a los vaivenes temporales. La Segunda Vida es inmortal, la del más allá, junto a Dios. En el medio, más breve que la eterna pero más extensa que la terrenal, el recuerdo. Y es eso lo que pervive y mantiene con cada uno de nosotros a nuestros seres queridos ya partidos.