Páginas vistas en total

Amour courtois

Amour courtois
Drutz et "midons"
"...Entonces me verás...y mi muerte, más elocuente que yo, te dirá qué es lo que se ama cuando se ama a un hombre..." (Pedro Abelardo a Eloísa)

sábado, 29 de mayo de 2010

De Abu Hafs Ibn Burd al-Asgar


¡Qué maravillosa labor la del cálamo: bebe oscuridad y vierte luz!

Diwan de al-Andalus: de Ibn Hazm

"Dejad de prender fuego a pergaminos y papeles,
y mostrad vuestra ciencia para que se vea quién es el que sabe.
Y es que aunque queméis el papel,
nunca quemaréis lo que contiene,
puesto que en mi interior lo llevo,
viaja siempre conmigo cuando cabalgo,
conmigo duerme cuando descanso
y en mi tumba será enterrado luego."


(Versos compuestos por Ibn Hazm al ordenar el rey al-Mu`tadid Ibn `Abbad quemar sus libros en Sevilla)
www.ibntufayl.org

De Abu l-Mugira Ibn Hazm


"Un día comí con Almanzor Ibn Abi `Amir en Munyat al-Surur [la Almunia de la Alegría] en al-Zahira, lugar de una belleza floreciente, pues alberga arriates y albercas. Y cuando el día se ungía con el azafrán de la tarde y exten­día sus alas el negro cuervo de la oscuridad, la noche dejaba caer sus tinieblas, Arturo blandía su lanza, el Buitre disponíase a volar y surcaba el cielo la barca de la luna, encendimos las lámparas del vino, nos envolvimos en los mantos del contento y las nubes tendieron sobre nosotros un dosel cubierto de rocío. 



Entonces cantó una esclava llamada Uns al-Qulub:

"La noche avanza al irse el día
y la luna aparece como media pulsera,
diríase que el día es una mejilla
y que la oscuridad es el dibujo del aladar;
las copas me parecen agua sólida
y el vino, fuego líquido.
Han cometido un crimen contra mí mis ojos,
¿cómo podré excusar a mis pupilas?
Maravillados, amigos, de una gacela
injusta con mi amor cuando está cerca;
¡Ojalá hubiera un medio de llegar hasta él
y con su amor cumpliera mis deseos!






En esto, Almanzor se apresuró a coger la espada, habló con aspereza y le dijo a la esclava: "¡Responde y dime la verdad! ¿a quién aludías hablando de deseo y de ternura?". Y la joven contestó: "Aunque mentir me podría salvar, decir la verdad es más conveniente y adecuado. Por Dios, no ha sido más que una mirada, que ha engendrado en mi pecho un pensamiento. El amor ha hablado por mi boca y el deseo ha divulgado lo que ocultaba. Perdonar en ti está garantizado por tu poder, y es sabido que disculpas cuando se excusan". Luego se echó a llorar; sus lágrimas parecían las perlas de un collar cuando se rompe o el rocío que cae sobre una rosa; y recitó:















"He cometido una falta muy grave,
¿cómo podré excusarme?
Lo ha decretado Dios,
que yo no lo he escogido.
Lo más hermoso es perdonar

cuando se tiene el poder para hacerlo".



















Entonces Almanzor volvió hacia mí la faz del enojo y desenvainó la espada contra mí, y exclamé: "¡Que Dios Altísimo te favorezca! Sólo ha sido un error al que me ha arrastrado el pensamiento, una imprudencia que ha favorecido la mirada. El hombre no puede hacer más que lo que está decretado, no lo que escoge o desea."





















Almanzor meditó un poco, luego nos perdonó y disculpó, pasó por algo nuestra falta y levantó el castigo, y me dejó ir en paz y se calmaron el palpitar de mi corazón y mi pasión. Me dio a la esclava y pasamos la más deliciosa de las noches y arrastramos por tierra las orlas del ropaje del amor. Y cuando la noche recogió su cabellera, la mañana desenvainó su espada y los pájaros en las ramas más altas se respondían unos a otros con distintas melodías, me marché con la esclava hacia mi casa y mi alegría fue perfecta."






www.ibntufayl.org

miércoles, 19 de mayo de 2010

Bicentenario: curso sobre la historia oral y la inmigración española

“ LA HISTORIA ORAL COMO RECURSO PARA CONOCER EL APORTE DE LA INMIGRACIÓN ESPAÑOLA A ESTA ARGENTINA DEL BICENTENARIO”

Curso/taller gratuito, organizado por la escuela ORT, con el patrocinio de la Oficina Cultural de la Embajada de España

Profesores:

Laura Benadiba, Directora del Programa de Historia Oral de ORT y especialista en la metodología de la Historia Oral.

Luis Úbeda Queralt, archivero y responsable del departamento de Fuentes Orales del Archivo Histórico de Barcelona.

Fechas: miércoles 2, 9, 16 y 23 de junio de 2010 de 18 a 21

Lugar: Sede de ORT Almagro, Yatay 240, Ciudad de Buenos Aires

Destinatarios: docentes, archiveros, bibliotecarios, estudiantes, investigadores, comunidad en general.

Inscripción: lbenadiba@yahoo.com.ar y lbenadiba@ort.edu.ar

Sólo tienen que mandar un mail con el nombre, ocupación y número de documento.

sábado, 8 de mayo de 2010

Amor y humores: el Arcipreste de Hita

El amor es, a menudo, considerado una enfermedad, y como tal está asociada al cuerpo, que recibe los síntomas y trastornos característicos: sudoración, palidez, súbita vasodilatación, taquicardia, desmayos... Cuando este sentimiento se relaciona tan directamente con los órganos, se trata en realidad de un amor carnal, corporal, de un páthos. Es por ello que la concepción de las enfermedades en la Edad Media es una continuación de la conservada en la época clásica: la teoría de los humores, íntimamente ligada a los 4 elementos alquímicos: fuego, tierra, agua y aire.
Según aparece en el cuadro, las excrecencias orgánicas responden a diferentes afecciones relacionadas con el temperamento del paciente, que deben ser curadas con su característica opuesta. Así, la profusión de flema es muestra del carácter flemático y frío del que la sufre; por lo tanto, debe ser curado con calor. El personaje proteico del Arcipreste de Hita responde a las características del temperamento sanguíneo, que se debe a la abundancia de sangre que corre por su organismo: obedece directamente a las pasiones amorosas, por lo que su supuesta cura estará en el enfriamiento.
La ambigüedad del "buen amor" en realidad responde a la dicotomía amorosa cuerpo-alma y a la influencia árabe. El amor mixtus es el amor de los sentidos, la belleza física, el erotismo; también llamado cupiditas, responde a la versión islámica del amor ibahí. Es notable la asociación que hacen los críticos con respecto al tema del loco amor o amor lobo como motivo folklórico; la animalización del amor corporal encierra los bajos instintos que gobiernan al hombre desde siempre; desde vampiros y hombres-lobo- pasando por Caperucita- se presenta en imágenes siempre relacionadas con la oscuridad y lo prohibido o secreto, ya que constituye una de las pulsiones básicas y vitales: Eros y Thánatos.
Como existe la versión carnal, existe también la concepción platónica e idealizante del amor. La imagen del hombre orientado hacia Dios, que trasciende lo meramente mundano y humano, se debe a la influencia de la Escolástica y la literatura provenzal. Ya en el siglo XII, hallamos a la mujer como ideal, dama distante y cruel que humilla y maltrata al poeta; esta percepción se verá a su vez plasmada en la donna angelicata chi avete inteletto d´amore, la mujer ángel, mediadora e intercesora del hombre ante Dios. Guido Cavalcanti y Dante alabarán a estas supremas doncellas en su cancionero y La Divina Comedia respectivamente, por la corriente de la Escuela Siciliana seguidora del Dolce Stil Nuovo.
Este amor caritas es el amor udrí contemplativo musulmán, el amor purus que se opone al mixtus. Es por ello que la literatura abordará la temática en Milagros de Nuestra Señora, y más tarde en las novelas de caballería bajomedievales y renacentistas.
La abstención sexual, ante el estímulo, es lo que diferencia al hombre de los demás animales, según el pensamiento cortesano del langue d'oc. Se buscaba precisamente eso, la distinción, la diferenciación, no sólo del resto de la creación, sino también de los demás mortales. Los laboratores, bellatores y aun los oratores difícilmente podían sobrellevar la excitación sin consumarla. El fin´amors del amor courtois empleaba este requisito. Pertenecer tiene sus privilegios.

Libro de buen amor: Stemma Codicum o Constitutio Stemmatis


Es la constitución del códice. La primera edición es de Tomás Antonio Sánchez en 1790, con supresiones por cuestiones morales. Se han descubierto tres manuscritos principales, sin título de la obra:
  • S: manuscrito de Salamanca; perteneció al Colegio Mayor de San Bartolomé desde, por lo menos, 1440, probablemente desde que lo copió Alfonsos Paratinensis o Alfonso de Paradinas, copista, uno de los primeros colegiales de San Bartolomé. La letra es del Siglo XV y parece ser de un solo copista. Es el más completo, con firma de su copista; en su colofón menciona la composición estando el Arcipreste en prisión.
  • G: manuscrito de Gayoso, nombre del primer propietario conocido, el bibliófilo del Siglo XVIII, Benito Martínez Gayoso. Luego, perteneció al paleógrafo de Santiago Palomares, que en 1787 lo regaló a T. A. Sáncez. Ahora está en la Biblioteca de la RAE. La letra parece ser de finales del siglo XIV, de una sola mano, con añadiduras del padre Sarmiento. Es el más fragmentario de los tres.
  • T: manuscrito de Toledo, en cuya catedral lo catalogó el padre Sarmiento en 1727. Desde 1870 está en la Biblioteca Nacional de Madrid. La letra es de una sola mano y parece ser de finales del Siglo XIV. Es fragmentario, pero más completo que el G.
G y T proceden de una misma redacción. También se conservan fragmentos:
  • P: de Porto, fragmento de una traducción portuguesa de finales del siglo XIV;
  • de Alvar Gómez de Castro, humanista español del Siglo XVI que copió varias cuartetas;
  • el "cazurro", que se encuentra al final de un manuscrito d ela llamada Crónica General de España; de la primera mitad del siglo XV.
La segunda redacción data de 1343 y presenta nuevas secciones:
  • invocaciones iniciales (c. 1-10);
  • prólogo en prosa;
  • aparición de Trotaconventos (c. 910-949);
  • glosa del Ave María (c. 1661-7);
  • cantigas de Loores de Santa María (c. 1673-7);
  • Cantiga contra la Fortuna;
  • Cantiga contra los clérigos de Talavera (c. 1690-1709)
Menéndez Pidal en su teoría distribuyó estos 3 manuscritos en 2 familias: 1°) G y T: daría testimonio de una primera redacción de la obra acabada en 1330; 2°) representada por S, atestiguaría la existencia de una revisión y arreglo de la versión primitiva, en 1343. La cronología se deduce de las fechas diferentes que figuran en la última estrofa del LBA (c. 1634): en T, se lee 1368 (1330, cómputo actual; 1° familia) y en S, se lee 1381 (1343 de la era cristiana, cómputo actual; 2° familia).
Chiarini pone en tela de juicio la teoría de la doble redacción; está a favor de una única y un arquetipo común a los 3 manuscritos. Corominas reafirma la teoría de don Ramón contra Chiarini; supone una copia intermediaria [(Z)] entre la supuesta versión [(A')] y los manuscritos. Los filólogos están de acuerdo en que median nuevas copias entr el arquetipo (X) y las familias S-GT. Sin tener en cuenta los fragmentos, el esquema es el que figura en el dibujo.
GT presenta lagunas con respecto a S, el cual presenta estrofas suplementarias.

JOSET, Jaques (Ed.), Libro de buen amor, Madrid: Taurus, 1989.

Libro de buen amor: el arte del Arcipreste de Hita

Del autor del maravilloso texto, poco se sabe: un nombre, Juan Ruiz; un cargo, arcipreste, y un lugar, Hita. Deja fijada por escrito una obra que en 1898 Ramón Menéndez Pidal nombra Libro de buen amor por las estrofas 13 y 933. El examen filológico-lingüístico confirma que el contexto es Castilla la Nueva entre 1330 y 1350.
Aparecen muchos "Juan Ruiz" históricos en el siglo XIV, lo que dificulta saber de quién se trata en realidad. Francisco Hernández publica en 1984 la copia de una sentencia pronunciada por un tal Lorenzo, canónigo de Segovia, juez de un proceso entre el cardenal don Gil de Albornoz, Arzobispo de Toledo, y la cofradía de los clérigos de Madrid. La sentencia es dictada en 1330 y la lista de testigos es encabezada por "Johanne Roderici archipresbitero de Fita".
Ante la falta de datos biográficos, nos quedamos con ese "yo proteico":
  • yo- Juan Ruiz, sustituido por don Melón de la Huerta;
  • yo-héroe de aventuras amorosas ficticias;
  • yo-narrador de tales aventuras;
  • yo-comentador moralista que extrae lecciones de las peripecias;
  • yo-juglar
  • poeta religioso-didáctico
Jacques Joset dice que la sustitución por don Melón es una adaptación de una comedia latina del Siglo XII, el Pamphilus. Es un juego de disfraces de un mismo ser ficticio; viste o desviste el traje del arcipreste, escudero o hidalgo. Se identifica con el libro que está escribiendo, a punto tal que se refiere a un "yo libro". Usa su talento de poeta para seducir a las damas; los personajes que encuentra lo reconocen como trovador; la amada es fuente de inspiración, como en el amor cortés.
Estructura
El prólogo es en prosa; la cuaderna vía (tetrástrofo monorrimo alejandrino) no es regular; predomina el alejandrino (7+7), pero la métrica también es de 8+8 y versos híbridos de 7+8 y 8+7, pues es fluctuación interna como aporte original del Arcipreste a la evolución del mester.
En cuanto al público, el libro es concebido no para una lectura individual y silenciosa. Lo indican los versos de la presentación, en los que se habla de oir y escuchar (12 d, 14 ab, 15 a), dentro de la oralidad comunicativa, pero también se sitúa en la "civilización de lo escrito". Hay dos teorías con respecto al nivel sociocultural del público receptor:
  • teoría popularista: de Menéndez Pidal, que supone un amplio público; aparecen en el verso 67 a "en general a todos fabla la escritura" y se basa también en el descubrimiento del fragmento "cazurro".
  • teoría culta: las alusiones a la difusión oral, con fórmulas juglarescas para la llamar la atención del público, no son suficientes para justificar la teoría anterior; se pone en duda la naturaleza juglaresca del "cazurro"; el Arcipreste empleó estas técnicas para contaminar la clerecía de su mester. Los receptores fueron letrados cultos, un grupo reducido de clérigos refinados. Los equívocos del LBA requieren un público agudo y capacitado para entender sutilezas, soble sentido, guiños...
J. Joset concluye, sin embargo, lo siguiente:
  • el texto culturalmente mixto tendrá público heterogéneo;
  • un analfabeto del siglo XIV debía entender mejor las sutilezas que alguien actual;
  • se mezclan fuentes transmitidas por vía oral, del folklore y didáctica religiosa de los sermones;
  • público heterogéneo, hombres y mujeres de buen o mal entendimiento.
Más allá de las lagunas de la tradición manuscrita, la obra se compone de: Introducción, 64 coplas y poesías líricas; Prólogo en prosa; Cuerpo central de 1554 estrofas, repartido en 3 grupos de aventuras amorosas del protagonista, separados por 2 episodios alegóricos; Conclusión breve de 9 coplas. Emplea la técnica de la amplificatio y digressio, que desde la oratoria habían invadido los territorios de la narratio. Todas las amplificaciones versan sobre un aspecto del amor y vuelven al tema.
Hay un desequilibrio en el número de coplas para los relatos de seducción: 1°) el de doña Endrina: 334 coplas, más extenso por su fuente Pamphilus y por tener final feliz, pues Melón y Endrina se casan; es el oposición a los amores grotescos o desgraciados; 2°) el de la monja Garoça, de 177 coplas, extenso pero menos que el anterior. El desequilibrio es aparente, pues el balance está en oponer los 8 episodios con fracaso amoroso (282 estrofas) a los 2 episodios con final feliz (511 estrofas, en 2 bloques homogéneos agrupados).
Aparece el género de debates, tan arraigado en la tradición escolar y literaria medieval, en el episodio de Garoça, donde aparecen enredos, entrevistas, réplicas, agudezas, entre ella y Trotaconventos. Y 2 episodios alegóricos: pelea del Arcipreste contra el Amor (394 estrofas) y pelea de don Carnal y Cuaresma (248 estrofas); ambos se vinculan estrechamente con el resto de la obra.
División ternaria y binaria
La argumentación del prólogo en prosa presenta la división ternaria, según el modelo compositivo del sermón medieval:
  • la pelea de Carnal y Cuaresma se desarrolla en 3 actos (pelea, venganza, triunfo); l
  • a descripción de la tienda de Amor se basa en la división temporal del trimestre;
  • los episodios amorosos constan, en general, de 2 partes (relato y lección moral sacada de la aventura), cada una dividida en 2 ó 3 secciones;
  • a cada pecado mortal de la digresión sobre el tema corresponde una acusación en 2 partes, separada por 1 fábula;
  • cada una de las aventuras de las serranas se compone de una narración y de una cantiga;
  • hay 2 Pasiones de Nuestro Señor;
  • hay 2 veces 2 cartas de desafío entre Carnal y Cuaresma;
  • el lamento por la muerte de Trotaconventos, el tratado de armas del cristiano muestran mezcla de bi- y triparticiones.
JOSET, Jaques (Ed.), Libro de buen amor, Madrid: Taurus, 1989.